Mayor es la crisis en la familia, más se necesita de ella

Mayor es la crisis en la familia, más se necesita de ella

Pierpaolo Donati, La familia, el genoma de la sociedad, Rialp, 2014 (20 Euro)

En las últimos décadas la estructura familiar ha sido objeto de controversia. ¿Qué se debe entender por familia, cuáles son sus características? Estas cuestiones han originado y continúan dando lugar a gran número de reflexiones.

Bajo el término familia han pasado a encuadrarse formas muy diferentes de “cohabitación”. Esto explica que filósofos, sociólogos y psicólogos se hayan dedicado a estudiar cómo se articula la relación entre la familia y la sociedad en la que ésta nace y en la cual está llamada a desarrollarse.

Existe una apremiante necesidad de purificar los conceptos de “matrimonio” y “familia” de tal manera que estos vuelvan a apoyarse en la verdad ontológica del ser humano.

Esta es la preocupación que ha llevado a Pierpaolo Donati a escribir La familia, el genoma que da vida a la sociedad. En dicha obra se exponen de manera sintética las razones sociológicas que permiten hablar de la estructura sui generis de la familia como aquella originalmente responsable de imprimir el carácter humanizador a la sociedad.

Donati comienza justificando la visión metafórica de la familia como un “genoma” del cual depende la totalidad del “organismo social”. A continuación explica cómo es socialmente posible la familia, su origen, la finalidad a la cual está llamada y su razón de ser como elemento imprescindible sin el que la sociedad no existiría.

En el libro se defiende la insustituibilidad de esta comunidad de vida única y singular, mostrando la creciente necesidad de la familia en una época en la que dicha institución se encuentra en crisis y arrinconada como lo demuestra la incapacidad de “ser” y/o ”formar” una. Según el autor, la familia siempre será el punto de referencia esencial y mas importante para el individuo sin la cual la persona se encontraría desorientada.

En conclusión, la obra resulta muy estimulante para todo aquel que busque fundamentos sociológicos en defensa de la familia, especialmente para los comunicadores que se ocupan de temáticas sociales, ya que se tratan cuestiones tan debatidas en los medios como los cambios en las políticas familiares, la crisis de la paternidad, la apertura a la vida por parte de los cónyuges y la deformación de las diferencias entre hombre y mujer. También se pronuncia sobre argumentos como la aportación de la familia al bien común de la sociedad, las exigencias de la vida cotidiana, los problemas conectados a los hijos y a las expectativas de los jóvenes.

Resulta también interesante su visión de las relaciones de pareja de las cuales nacen (o deberían nacer) las familias destinadas a constituir la sociedad. En este sentido, Donati presta especial atención a la “entrega personal” como fundamento de las relaciones auténticas, en contraposición a la mera satisfacción o egoísmo personal. Distingue la “formación de un nosotros” de la “suma de dos libertades” que se asocian “sin vínculo ni donación”

A pesar de la especificidad de los términos y de la complejidad de algunos conceptos, el libro consigue revalorizar la institución familiar analizando su especificidad y la importancia en la vida de los individuos, sin dejar de respetar otras formas diferentes de agregación humana y sin menospreciar otras estilos de vida y relaciones que no son propiamente definibles como “familiares”.

Puesto que carezco de formación especializada, he contrastado mi lectura y mi recensión con expertos sociólogos para confirmar la corrección de mis afirmaciones.

José Pérez Adán , profesor de sociología de la Universidad de Valencia (España) y especialista en socioeconomía, familia y ambiente, concluye sobre este libro: “De la obra donatiana es el texto que a mi juicio da una visión introductoria y sintética de la perspectiva relacional más clara, al tiempo que aplicada a un campo de indudable interés y actualidad. Bien sé que la obra del sociólogo italiano no es de lectura fácil y que en este libro hay cuestiones básicas de su metodología, como el esquema AGIL, que no están suficientemente explicadas.Las virtudes de La familia, el genoma de la sociedad (título en español) son muchas. Tantas que a mi juicio lo hacen de lectura obligada para los estudiosos de la familia y en general para todo aquel que quiera entender la naturaleza de los cambios culturales en los que estamos inmersos”.