Misericordia y perdón: las raíces en la familia

Misericordia y perdón: las raíces en la familia

La sobreexposición de los sentimientos en nuestra cultura, marcada como está por la presencia invasiva de los medios de comunicación -presencia que se ha multiplicado gracias a la tecnología digital y las redes sociales- en vez de favorecer la comprensión parece facilitar el analfabetismo de la sensibilidad.

Como consecuencia, aprender a perdonar, tanto en la vida familiar como en el trabajo, se convierte en un desafío educativo de primer orden.

El viernes 11 de marzo, en la Universidad Pontificia de la Santa Cruz, se tuvo una jornada de estudio sobre Misericordia y Familia en la que se reflexionó sobre los temas de la misericordia y el perdón, y otros a esos subyacentes.

La iniciativa ha nacido en el seno de un grupo de investigación interdisciplinar sobre el perdón, compuesto por profesores de la Santa Cruz en colaboración con otras universidades italianas y extranjeras, que desde 2010 al 2014 ha reflexionado sobre la naturaleza del perdón y los argumentos unidos a él, y cuyas conclusiones han sido publicadas en la obra Liberar la historia. Perspectivas interdisciplinares sobre el perdón.

Los autores del libro -psicólogos, teólogos y filósofos- ofrecen una multiplicidad de perspectivas que el análisis del proceso del perdón lleva consigo: la violencia, el mal, el sufrimiento, las emociones, el conflicto, la culpa y el sentido de culpa, y también los orígenes de la capacidad o de la incapacidad de perdonar. Durante la investigación, un elemento recurrente ha sido el de la familia y cómo ésta incide en la capacidad o no de perdonar.

Misericordia y familia

Con este motivo, el evento del 11 de marzo ha unido los temas de la misericordia y de la familia, invitando, además de a algunos autores del libro, al profesor Amedeo Cencini, especializado en psicoterapia y profesor de numerosos cursos sobre la formación y la educación afectiva en la vida consagrada en la Universidad Gregoriana y en la Salesiana, y a la doctora Mariolina Ceriotti Migliarese, médico, neuropsiquiatra infantil y psicoterapeuta experta en terapia familiar y de pareja.

Amedeo Cencini ha centrado su exposición en dos aspectos: tras haber subrayado cómo la Misericordia es ese tipo de amor que va más allá de la justicia y que pertenece como tal a la identidad de Dios, ha propuesto un recorrido psicopedagógico en tres etapas esenciales para llegar a percibir la misericordia de Dios: el conocimiento de la propia miseria, la experiencia del dolor y la sabiduría de quien adquiere una nueva identidad, reconciliada con Dios. En ese recorrido, Cencini ha evidenciado la diferencia entre sinceridad y verdad; el rol esencial de la sensibilidad en la relación con Dios y el actual analfabetismo de los sentimientos; el dolor como cauce de maduración existencial, en el que la persona es llamada a aceptar la propia impotencia, lo que se presenta como oportunidad de experimentar la verdad de sí como criatura y de Dios como Creador Misericordioso.

Perdón y familia

Mariolina Migliarese ha analizado el tema del perdón desde la perspectiva de la educación y de la familia, evidenciando cómo el perdón se puede aprender y cuáles son las condiciones para ello. Su análisis se ha detenido en particular sobre el tema del conflicto como momento formativo que estructura la persona y la relación, para después hacernos experimentar un recorrido de perdón a través de la narración de un caso clínico de crisis de pareja.

Al finalizar las dos intervenciones, ha tenido lugar la mesa redonda con los profesores Susanna Pallini, Antonio Malo y Giulio Maspero, quienes han resaltado el rol específico de las relaciones interiorizadas del padre y de la madre en la capacidad o dificultad de perdonar de la persona humana, desde los enfoques de las disciplinas de la psicología, la filosofía y la teología.