Cuando los niños enseñan a sus padres a usar las nuevas tecnologías

Cuando los niños enseñan a sus padres a usar las nuevas tecnologías

¿En qué medida enseñan los hijos a sus padres a usar los medios digitales?

Una de las respuestas a esa pregunta la podemos encontrar en el artículo escrito por Teresa Correa — Bottom-Up Technology Transmission Within Families: Exploring How Youths Influence Their Parents’ Digital Media Use With Dyadic Data en el “Journal of Communication”, n. 64 (2014) pp. 103–124 — en el cual explora cómo los jóvenes influyen en el aprendizaje de los medios de comunicación digitales de sus padres y qué factores intervienen en ese proceso. La investigación que la autora llevó a cabo se realizó en Santiago de Chile, ciudad con un alto nivel de difusión de la tecnología. Los resultados pueden ser extrapolables a otras sociedades y territorios con características similares en cuanto a penetración de los medios digitales.

Socialización y procesos estructurales

Según Correa, la desigualdad digital está todavía asociada a factores tales como el sexo, la edad y nivel socioeconómico. Como es bien sabido, y hasta cierto punto inevitable en este época de cambio tecnológico en curso, las generaciones más jóvenes muestran una mayor familiaridad con las nuevas tecnologías que la que manifiestan sus padres o abuelos, quienes se incorporan al cambio digital gracias a los hijos y nietos. Este proceso de aprendizaje de hijos a padres muestra el papel de los jóvenes como agentes de influencia en los procesos de socialización invirtiendo el tradicional proceso del modelo “arriba hacia abajo”. Este cambio favorece la entrada de nuevas ideas en las familias, de modo que, en cierta medida, los niños y jóvenes actúan de hecho como “líderes de opinión en la adopción de las nuevas tecnologías por parte de sus padres”.

Según el sexo, la autora señala que la literatura ha encontrado diferencias en cuanto al nivel de influencia que los jóvenes ejercen sobre sus padres, siendo los hijos varones más propensos a enseñar a los padres el uso de internet. Según el status socioeconómico, Correa señala que los jóvenes de los niveles socioeconómicos más bajos pueden actuar como intermediarios clave entre la familia y el ambiente exterior.

Otra de las diferencias que se señalan en el artículo es el nivel de autoridad de los padres. Como resulta lógico, cuanto más autoritario sea el estilo educativo paterno menos influencia tendrán los hijos de cara al aprendizaje de los medios digitales. En este sentido, si los padres y los niños tienen una interacción mayor y son accesibles los unos a los otros, los niños tendrían más posibilidades de transmitir su experiencia digital, y los padres estarían más dispuestos a ser expuestos a estas nuevas ideas.

Metodología

Este proyecto se basó en un enfoque de investigación de métodos mixtos combinando entrevistas en profundidad con cuestionarios. En la fase inicial se recolectaron datos cualitativos — 28 entrevistas semiestructuradas a hijos y, de manera separada, a sus padres o tutores, todos ellos de diferentes niveles socioeconómicos, que proporcionaron una valiosa ayuda para el diseño y posterior validez y fiabilidad de las encuestas y para explicar posteriormente los resultados de la misma — seguida de la recopilación de datos cuantitativos. En la segunda fase se realizó una encuesta a padres — 251 encuestas — e hijos sobre el uso de las tecnologías. Los niños y jóvenes - entre 12 y 18 años - y sus respectivos padres o tutores, para la muestra cuantitativa, fueron seleccionados de tres colegios de Santiago de Chile correspondientes a los tres estándares sociales más representativos de la población.

Resultados

El análisis cuantitativo sobre la influencia de los jóvenes en el aprendizaje por parte de sus padres reveló que los niños jugaron un papel importante en todas las tecnologías examinadas en el estudio de Correa. Asimismo, mostró que los niños se sienten más influyentes sobre el proceso de aprendizaje de sus padres en comparación a cómo juzgan los progenitores esta influencia. Los análisis de los resultados sugirieron que, en general, existe una transmisión de aprendizaje tecnológico en la dirección del tipo “abajo hacia arriba”, que tampoco debe exagerarse, ya que las entrevistas revelaron que los padres también aprendieron a través por otras vías a superar sus miedos acerca de la tecnología.