Familyandmedia en el Meeting de Rimini. La familia y los nuevos medios de comunicación. Entrevista a Luca Gino Castellin, voluntario en el equipo de Social Media

Familyandmedia en el Meeting de Rimini. La familia y los nuevos medios de comunicación. Entrevista a Luca Gino Castellin, voluntario en el equipo de Social Media

Jóvenes voluntarios siempre sonrientes y amables que acogen a los visitantes, periodistas que corren frenéticos de un pabellón a otro de la Feria en búsqueda de una declaración de algún exponente del mundo político y empresarial, familias curiosas que pasan de un stand a otro. Pero también debates, exposiciones fotográficas, eventos musicales y teatrales, niños que juegan a fútbol en el área relax junto a los animadores.

En conclusión, mucha cultura y entretenimiento, pero también mucha actualidad con una mirada cada vez más atenta a los temas económicos y políticos, no solo italianos. Esta es la fotografía queFamilyandmedia quiere contar de la edición 2014 del Meeting de Rimini, manifestación organizada por la fundación “Meeting por la amistad entre los pueblos”- desarrollada en la conocida localidad costera italiana, del 24 al 30 de agosto. Un evento que ya tiene una historia y una experiencia de treinta años y que propone cada año una reflexión y un momento de encuentro sobre los principales temas culturales, religiosos, políticos y artísticos.

Para entender a fondo el Meeting de Rimini,Familyandmedia, ha entrevistado a Luca Gino Castellin, profesor en la facultad de Ciencias políticas y sociales en la Universidad Católica del Sagrado Corazón de Milán y voluntario desde hace muchos años en el Meeting en el equipo de Social Media.

La experiencia contada por los voluntarios es la mejor perspectiva para conocer esta manifestación, que atrae cada año en Italia a decenas de miles de visitantes. Con Luca hemos querido profundizar en particular un aspecto, no contado por televisiones y periódicos, relativo al tema de la relación entre familia y nuevos medios. De hecho, en el Meeting hemos encontrado muchas familias que interactuaban y se comunicaban entre ellos pero también con todas las otras realidades presentes (stand expositivos, huéspedes, eventos, exposiciones, medios de comunicación) a través de los propios móviles, Smartphone, i-pad y ordenadores varios. Un ambiente digital a 360 grados que nos ha hecho entender, si aún fuera necesario, cuánto la tecnología es ya parte integrante y fundamental de nuestra vida cotidiana. Con Luca, al haber dado su contribución como voluntario precisamente en el área de social media, ha surgido natural afrontar este argumento.

Luca, ¿qué rol han tenido los nuevos medios, y en particular los social media en el Meeting, y qué impacto habéis constatado? ¿Las expectativas se han cumplido o no?

El Meeting es un evento que cada año llama la atención de cadenas de televisión, radios y periódicos. Pero en los últimos años, sobre todo gracias a las nuevas posibilidades ofrecidas por internet y los medios sociales en particular, hemos comenzado a ofrecer una narración diferente.

Una narración que tiene como objetivo dar a conocer cada vez más el Meeting en el mundo, sin el filtro de las lentes – que a menudo que distorsionan- de los medios tradicionales de comunicación. Una narración, para entendernos, hecha por los mismos usuarios, y ya no solamente por los periodistas y los profesionales de la comunicación. Pienso en las fotos publicadas en Instagram, los comentarios y los post en Facebook o los tuits de nuestros visitantes y de nuestros mismos voluntarios.

Además, como organizadores, hemos lanzado un hashtag oficial - #meeting14 – que ha sido un verdadero evento social. Es un trabajo que iniciamos ya hace tres años y que en cada edición se desarrolla cada vez más. Como ya sucedió desde el inicio de la aventura del equipo del Social Media del Meeting, el hashtag oficial ha estado a menudo entre los Trend Topics (TT) italianos, que miden la popularidad de un argumento en Twitter. Nuestra página en Facebook ha tenido miles de visualizaciones cotidianas. Sobre todo, la interacción con los usuarios de Facebook y Twitter se ha hecho mucho más asidua durante los meses precedentes y en particular durante la semana del Meeting. Ha habido quien pedía informaciones, quien contaba con palabras e imágenes (¡Instagram ha obtenido un óptimo éxito a este respecto!) la propia experiencia entre encuentros y exposiciones, y quien daba las gracias por el trabajo desarrollado (lo que ha permitido también vivir con nosotros el Meeting a quien no podía estar presente). Estamos realmente entusiasmados con cómo se ha desarrollado el trabajo y estamos ansiosos de ponernos a prueba con el hashtag #meeting15.

En el Meeting estaban presentes muchas familias, también con sus hijos. ¿Cómo habéis conseguido implicarles y qué rol han tenido en esto los medios sociales? (Twitter, Facebook, Foursquare, Flickr, App....) ¿Qué tipo de intercambio/relación se ha conseguido crear?

Hemos implicado a las familias y a los jóvenes contando, también a través de sus mismas contribuciones, qué es el Meeting. Ha sido una experiencia fascinante de convivencia y de compartir. La creación de galerías fotográficas cotidianas en Facebook, la publicación y re-publicación de las mejores fotos en Instagram, y la plena interacción con los tuits de los voluntarios y de los visitantes, han sido fundamentales. También hemos decidido el concurso “El #meeting14 es", con el que hemos pedido a todos sintetizar en una palabra su experiencia.

Según vuestra experiencia del Meeting , ¿es posible un uso inteligente y mesurado de los nuevos medios por parte de los jóvenes, adolescentes en particular? ¿Son necesario filtros, restricciones u otras medidas para evitar los riesgos de una dependencia excesiva?

Diría que sí: es posible un uso inteligente y responsable de los nuevos medios por parte de los jóvenes, y en el fondo de todos. Es necesario, sin embargo, primero aclarar qué entendemos por medios sociales. Siguiendo la sugerencia del padre Antonio Spadaro, creo que los medios sociales no son un simple “instrumento”, presumiblemente neutro y ontológicamente “de-responsabilizante”, sino un verdadero y propio “ambiente”, en el cual toda persona puede aumentar los confines de la propia capacidad de comunicar una experiencia actual. Puede parecer una definición un poco barroca, pero no lo es. Si son considerados un “instrumento”, los medios sociales pueden conducir a una especie de “esquizofrenia digital” que separa la vida real de la social favoreciendo, por ejemplo, fenómenos de bullying -quizá, enmascarados detrás de una identidad falsa. En un “ambiente”, sin embargo, cada uno puede -y, añadiría, debe- ser enteramente uno mismo, y contar la propia experiencia de vida real a todos. El camino a seguir para el uso de los social media no es ni su demonización ni su glorificación.

En cuanto al problema de la dependencia excesiva, creo que existen riesgos que hay que monitorear continuamente, sobre todo en los adolescentes, para evitar que “el ambiente” de los medios sociales se pueda transformar en la única realidad. Es sería un fetiche de la idea de “ambiente” a la que me refería antes.

La sintaxis de los medios sociales está cambiando –además de nuestras costumbres sociales y de comportamiento- también nuestro lenguaje cotidiano. ¿Qué retroalimentación tenéis de vuestros jóvenes del Meeting, por ejemplo de los voluntarios? ¿Se trata de una evolución o una involución del lenguaje?

La sintaxis de los social media es un arma de doble filo. Por un lado, representa ciertamente una involución del lenguaje. Una involución, sin embargo, que empeora un fenómeno ya en proceso desde hace tiempo. En este sentido, constituye un síntoma más que una causa. Por otro lado, sin embargo, puede constituir una oportunidad de expresar de forma esencial y directa lo que sucede en nuestra vida. Añadiría que se puede utilizar un lenguaje no artificioso también en el uso de los social media. Prueba de ello es nuestra experiencia de contar el Meeting. En 140 caracteres se pueden decir muchas cosas y contar bien lo que sucede a nuestro alrededor.

En general, según vuestra experiencia del Meeting , ¿cómo y de qué forma se puede hoy comunicar y hablar de la familia? ¿En qué medida y con qué finalidad se puede hablar?

De la familia se puede y se debe hablar, contando sobre todo su dimensión central para toda la sociedad. Es el núcleo fundamental de toda experiencia auténtica de vida social. A menudo, sin embargo, la familia obtiene atención de los medios de comunicación solo en los casos de crónica negra. Esto es, claramente, una tergiversación de la realidad. En el Meeting la familia representa el ámbito privilegiado de la experiencia. No es una casualidad que padres e hijos sigan los encuentros y visiten juntos las exposiciones, sino que además trabajan también juntos como voluntarios, codo con codo, y en sectores diferentes. El contar la cotidianidad –que algunos podrían definir erróneamente banal- de cada familia es la modalidad con la que ayudar a darle de nuevo esa centralidad que ahora asume solamente una dimensión trágica.