“NIÑOS MERCANCIA”, APARCADOS POR EL CONFINAMIENTO

“NIÑOS MERCANCIA”, APARCADOS POR EL CONFINAMIENTO

El mundo sigue luchando con una crisis histórica que afecta a las familias de modo especial; pero si en algunos casos la pandemia ha devuelto valor a la familia, en otros ha revelado las enfermedades de la sociedad. Con demasiada frecuencia la infancia está al servicio de los adultos, con demasiada frecuencia nos olvidamos de los más pequeños para satisfacción de los adultos.

Esto es lo que ha pasado en Ucrania, donde se ha extendido la práctica de las "fábricas" de niños. La noticia ha pasado casi inadvertida: en un hotel-clínica de Ucrania, unos cincuenta niños, nacidos por gestación subrogada, están “aparcados”, pues, a causa del confinamiento, no podían ser “recogidos” por los compradores.

¿Clínica infantil o fábrica de horrores?

El término clínica evoca una estructura dedicada a la atención de enfermos, a la protección de la salud, ciertamente no al comercio de niños. Esto puede ser suficiente para suscitar al menos algunas perplejidades, en cambio en el caso que comento a continuación aparece la más atroz de las crueldades: niños, uno al lado del otro en cunas transparentes, arropados con mantitas de colores pastel, cada uno con su propio nombre en la cuna, en un ambiente de luz tenue y tranquilidad; lástima que no se trate de la guardería de una clínica, sino del vestíbulo de un hotel que, como si fuera un depósito de paquetes de Amazon, “almacena” estos pequeños inocentes encargados, pagados y no recogidos. Niños que han estado durante nueve meses en el seno de madres tan desesperadas que han vendido su hijo y sus cuerpos, y después han sido alejadas de ellos inmediatamente después del parto, para que evitar el peligro de apegamiento. ¿Cuál es el resultado? Niños momentáneamente huérfanos. ¿La razón? Satisfacer a cualquier precio un deseo, y esta vez el coste es la vida de criaturas totalmente ajenas a la situación. En el vídeo que ha circulado por la web todo parece perfecto: hermosos niños en cunas perfectamente alineadas, cuidados por enfermeras y niñeras impecables y excelentes pediatras; pero la perfección esconde el drama de una falta de respeto a principios éticos fundamentales y universales, en primer lugar, que la vida humana no se compra.

Los obispos católicos ucranianos han hablado de este asunto: "La pandemia de coronavirus revela muchas patologías en nuestra vida pública moderna . Una es el fenómeno de la gestación subrogada, en el que las personas son tratadas como una mercancía que se puede pedir, fabricar y vender (...) ".

Maternidad subrogada: un paso atrás para la mujer

La práctica de la gestación subrogada no se produce sólo en Ucrania, que se ha convertido en un centro con peticiones de todos los países del mundo gracias a sus "precios" competitivos; por desgracia, se extiende cada vez más por todo el mundo.

La mujer se convierte en un contenedor y el embarazo, en un servicio a los demás. Pero ¿cómo se puede pensar en prescindir de ese don de sí mismo que genera la vida? ¿Es posible que un niño se haya convertido en objeto de deseo, que debe satisfacerse a toda costa, independientemente de la biología de la generación, que, para generar a un hijo, exige un hombre y una mujer con correspondientes órganos sexuales, y los gametos masculinos y femeninos? ¿Realmente es un progreso para el hombre? ¿Qué significa progreso? ¿Avanzar en la destrucción de las bases éticas universales, o progresar en la búsqueda de la verdad y el bien de la humanidad (y no en la satisfacción del individuo), en la construcción de sociedades mejores desde la infancia?

La investigación científica es un bien precioso al servicio de un bien mayor, el de la persona, de cada persona, y un recién nacido es persona desde la unión de los gametos parentales, pero por desgracia, en la práctica de la gestación subrogada, si aparece un bien, es egoísta (y de acuerdo con el significado antropológico de bien, ni siquiera es tal), es sólo el de los padres, porque el niño se reduce a mercancía de compra, y por esta sola razón viola la dignidad de la persona humana. Remitimos a otros estudios sobre las implicaciones psicológicas de estos niños, recién nacidos, deliberadamente apartados de sus madres, para no arriesgarse a ningún apego, y de otros muchos que son comprados por parejas homosexuales, privando al niño del derecho a tener un padre y una madre.

La opinión de Dolce y Gabbana

Dolce y Gabbana, diseñadores italianos que viven juntos desde hace años, declararon abiertamente en 2015 que la familia no es una moda pasajera, sino un sentido de pertenencia sobrenatural, y con toda sencillez afirmaron: “la familia se ha convertido en un icono de la Sagrada Familia, pero no es cuestión de religión, ni de estado social: naces y tienes un padre y una madre”. Por este motivo, Domenico Dolce afirma que no comparte las prácticas que permiten tener un hijo como producto de la química, pues la procreación -subraya- debe ser un acto de amor. “La vida tiene su propio camino natural, hay cosas que no deben ser cambiadas. Y una de ellas es la familia”.

Es sorprendente cómo estos hechos coincidieron con el aniversario del Día Mundial de los Padres el 1 de junio. En esta fecha, FAFCE (Federación de Asociaciones Familiares Católicas en Europa) recordó la importancia de la maternidad y la paternidad, y pidió el reconocimiento de su fundamental papel durante la pandemia. Vincenzo Bassi, presidente de la FAFCE, expresó que en tiempos del Covid, la familia ha demostrado ser una roca en la vida de las personas. Sin proponérselo, la familia se ha reevaluado a causa de lo que es: la célula vital de la sociedad, más aún, el ADN de la sociedad, sin el cual la sociedad misma no existiría. Sin embargo, la familia no se considera una prioridad a veces, aunque esperamos que esta pandemia consolide el valor de la familia, el papel de los padres, que no debe ser eclipsado por nuevos derechos, como el de tener un hijo, sin considerar el mayor derecho de un hijo a un padre y una madre.

La familia, compuesta por madre, padre e hijos, hunde sus raíces en la esencia más profunda del ser humano, biológica e incontrovertiblemente hombre y mujer, y creado a imagen de Dios: de ahí su dignidad. La correcta relación entre hombre y mujer debe enfocarse desde ahí.