Educar el buen gusto del espectador. Sitios que orientan

Educar el buen gusto del espectador. Sitios que orientan

Educar el buen gusto del espectador es una función importantísima de la crítica, la de orientar para que la acción de ver cine enriquezca. La responsabilidad del crítico cinematográfico es enorme, no solo respecto a los padres, sino para todos los espectadores.
La edad no es el único criterio moral de juicio. Cuenta la formación, también la artística. El crítico debe saber guiar al espectador en la elección y en la “lectura” del film, porque no todos los espectadores consiguen hacerlo por sí mismos. Una misma obra puede ser banal o grandiosa, dañina o formativa para personas diversas, y no solo por motivos de gusto sino por la diversidad de formación o por falta de formación.

Hoy día no se entiende la censura, aunque se aceptan algunas limitaciones a la exposición de determinados filmes por motivos de edad. Sin embargo, no han dejado de existir formas de autocensura –su carácter “voluntario” las exonera del ludibrio público- entre los productores, distribuidores, directores y actores, debido a las modas, al miedo a los poderosos, a la presión de los ingentes intereses económicos de la industria del entretenimiento cuando no de las lobbies ideológicas y de la tiranía de un público amorfa y pasivamente ideologizado. El crítico debe ayudar al espectador a formarse un criterio personal, a liberarlo interiormente de todas esas presiones y limitaciones cuando sea necesario, de modo que pueda educar su buen gusto cinematográfico.

El segundo número de nuestro sitio lo hemos dedicado casi exclusivamente a este tema: enseñar a ver cine. Era lógico seleccionar fuentes que pueden ayudar en este fin. Seguramente no están todas, ni las mejores. Es nuestra selección, que se enriquecerá seguramente con otras indicadas por ustedes, lectores del sitio. Las fuentes seleccionadas se presentan con una valoración esencial: qué ofrecen que los demás no dan y por qué y para qué son útiles.

Fila siete, www.filasiete.com , es un portal para enamorados del cine. Hecho por críticos profesionales y académicos de la materia. Además de las habituales críticas bien orientadas de las películas, ofrece un extraordinario material de archivo: recensiones de libros de cine recomendados –y promovidos por los autores del portal-, artículos de especialistas, resúmenes de biografías de actores y directores, entrevistas a directores de cine, noticia de filmes editados en DVD...incluso archivo fotográfico de algunos films recientes. La orientación moral, aunque presente, no es el principal objetivo del portal. Un genérica indicación del tipo de público al que van dirigidas las películas (jóvenes, adultos), así como los comentarios críticos de los contenidos cuando son nocivos, ayuda a formar un primer juicio sobre cada film.

De cine , www.decine21.com. Portal para jóvenes consumidores de cine. El sitio, de diseño juvenil, pide al lector su opinión sobre casi todo. El portal ofrece indiscriminadamente los trailers de todas las películas del archivo, muy nutrido de filmes actuales; de algunos es desaconsejable incluso ver el trailer. La orientación moral es muy sintética, con una clasificación de contenidos en puntos por categorías, del tipo: Acción 0, Amor 2, Lágrimas 0, Risas 2, Sexo 1, Violencia 0 [de 0 a 4]. Los espectadores perezosos o de rápida decisión disponen de listas de sugerencias que despejan incertezas o dudas, del tipo: “para echar unas risas”, “para soltar adrenalina”, “así es la vida”, “familiares e infantiles”, “grandes clásicos”. En definitiva, un portal de cine claramente comercial, de hecho se ofrece en casi todas las páginas la opción de compra on-line.

Screenit , www.screenit.com. Justamente insatisfechos con las clasificaciones de la The Motion Picture Association of America (MPAA), un grupo de profesionales iniciaron este servicio de pago que da a los padres orientaciones morales muy precisas, casi agotadoramente precisas, sobre las películas que sus hijos pueden querer ver, además de una rápida descripción de la historia y otra más detallada del plot. En un vistazo se puede decidir si el film puede ser perjudicial o no, a partir de 15 categorías que valoran material dañino potencial con un “termómetro”: alcohol/drogas; sangre; actitud irrespetuosa; tensión/miedo; armas; sexo/desnudos; irreverencia religiosa o profanación; tabaco; etc. Los padres más concienzudos pueden leer el desarrollo de cada una de esas categorías con profusión de diálogos y descripciones que justifican la calificación. No falta la valoración artística de las películas ciertamente; pero se supone que a los abonados al servicio no les falta ese criterio en otras fuentes. Lo que screenit ofrece es algo que los demás no dan: “moral al detalle” no digerible por paladares laxistas y casi grotesco para paladares normales. Una moral funcional, apta para escrupulosos y menores.

Aceprensa/cine , www.aceprensa.com. Uno de los servicios de orientación cinematográfica más antiguos y mayor de calidad en lengua española, de cuya forja de críticos han nacido iniciativas semejantes. El único problema que tiene es que es de pago, aunque ese servicio se puede encontrar gratuitamente en otras lenguas, come en italiano unas semanas más tarde ( www.rassegnacinema.it). Las recensiones de las películas son un ejemplo de síntesis, donde los aspectos artísticos y morales no están separados. Una indicación conclusiva sobre el público al que se dirigen y un juicio abierto y definitivo cuando la cinta es desaconsejable, pueden bastar para ayudar a decidir. Para más detalles morales, se ofrecen otras esquemáticas informaciones del tipo: V, violencia; S, detalles sensuales; X, escenas de sexo explícito; D, diálogos vulgares; F , algunas ideas inmorales de fondo.

Familycinema (www.familycinematv.it). Sitio de crítica dirigido a un público familiar en lengua italiana, gestionado por profesionales y apasionados de cine, muy atento a los valores (y a los antivalores) que un film puede transmitir. El objetivo principal del sitio es el de proporcionar un instrumento a los padres que les ayude a decidir qué ver con sus hijos en el cine o en casa. Se incluyen también críticas de series de televisión populares editadas en DVD, así come de filmes en programa en las cadenas de televisión durante la semana. Los juicios artísticos se expresan en estrellas (de 1 a 5), mientras que los juicios morales se ofrecen con un comentario acompañado de flechas (verde en caso de juicio positivo) o rojo (si se desaprueba). Para cada film se indica el tipo de público apropiado de acuerdo con la edad.

Cinemainfamiglia ( www.cinemainfamiglia.net ). Dirigido a un público fundamentalmente familiar con la idea de dar una orientación general. Ofrece recensiones de filmes en cartelera y novedades en alquiler en DVD. Posee un archivo de 900 films. Cada película se presenta con una breve ficha-comentario, con puntos en base 10, se añade el trailer y un detalle gráfico (en asteriscos, de 0 a 4) de situaciones que podrían convertir problemática la visión o hacer embarazosa la sesión de cine en familia (violencia, tensión, sexo, temas para adultos) con una indicación final del tipo de público para el que se aconseja la película. Hay también sección de libros de crítica cinematográfica.

Textezumfilm ( www.textezumfilm.de ), en lengua alemana, se dirige principalmente a padres de familia y a otros educadores que buscan orientación filmográfica. Ofrece una selección actual de aquellos dos o tres filmes que destacan entre los estrenos semanales por sus valores artísticos o de fondo, principalmente por ofrecer un sentido trascendente de la persona humana o por resaltar valores familiares o humanos como la amistad. Además de una actualización de los estrenos en DVD y de un archivo alfabético, incluye un archivo por género, así como por edades. La «clasificación» de los filmes por edades no se ciñe exactamente a la oficial, sino que tiene en cuenta -además de contenidos como la violencia o el sexo- el desarrollo intelectual del espectador; por ejemplo hay películas con temas o diálogos que sirven para la reflexión a adultos o jóvenes pero que pueden aburrir soberanamente a niños o incluso a adolescentes.