¿Qué ver esta noche con la familia? ¡Un bonito documental de arte!

¿Qué ver esta noche con la familia? ¡Un bonito documental de arte!

Las familias de hoy pasan cada vez menos tiempo juntas, también cuando están todos en casa. Hay quien está delante de la televisión, quien al teléfono, quien hojea una revista. En resumen, se tiende a estar más cada uno en su mundo, inmersos en las propias preocupaciones, y los momentos de convivencia familiar se hacen cada vez más raros.

Una buena ocasión para estar todos juntos en familia es sin duda ver una buena película. En nuestra sección Cine y tv sugerimos a menudo propuestas sobre qué ver de interesante en televisión o en el cine, tanto novedades como grandes clásicos. Ver una película en familia de hecho no es solo un momento agradable de ocio, sino también una buena ocasión de diálogo, intercambio de opiniones y debate, que estimula el sentido crítico, ayuda y alimenta la unidad familiar.

Los documentales artísticos: educamos a la belleza en familia

¿Pero qué géneros ver? Digámoslo enseguida. Va todo bien, de la comedia a las películas dramáticas. No cuenta tanto la tipología sino la cualidad y el mensaje de la película, que debe ofrecer elementos de reflexión y de orientación, además de usar un lenguaje y ofrecer contenidos apropiados. Sin embargo, si hay un género al que a menudo no se piensa pero que podemos aconsejar vivamente, es el de los documentales. Existen de todo tipo: históricos, naturaleza, científicos, geográficos… la lista es realmente larga. Quizá entre todos, el que puede apasionar probablemente a toda la familia, de los grandes a los pequeños, son los que hablan de arte. Los documentales artísticos, además de tener normalmente un standard de producción elevado, y ser ricos de imágenes y músicas de calidad, tienen una gran cualidad: elevan hacia la belleza. Mostrar las obras maestras de la humanidad, obras y genios de grandeza universal, suscita el sentido común de la admiración y el de emulación. Nos estimulan, por decirlo con otras palabras, a tener objetivos, sentimientos y deseos más elevados, a vivir más intensamente y a hacer mejor nuestro trabajo o el estudio cotidiano. En otras palabras, la belleza artística es un gran estímulo para una búsqueda de la propia perfección espiritual y material.

Papa Francisco. Mi idea de arte

Entre los documentales artísticos recientes, señalamos “Papa Francisco. Mi idea de arte”, una vídeo narración de la galería de arte ideal del actual Pontífice, producido por la Imago film, con dirección de Claudio Rossi Massimo. El documental está disponible en italiano, español, inglés y chino. Nace como trasposición cinematográfica del libro homónimo de Tiziana Lupi. Hemos entrevistado la autora y el director para que nos cuenten cómo nació la idea de esta producción.

“La idea inicial fue de Alejandro Marmo, artista argentino y amigo personal del Papa - nos cuenta Tiziana Lupi. Ambos apoyan que el arte debe tener un valor social además de estético. En la base de todo está el concepto de la lucha contra la cultura del descarte. Nada va descartado, ni material ni mucho menos las personas. Nuestra sociedad lamentablemente ha tomado la pésima actitud de usar y tirar. Se usan y se descartan continuamente objetos, cosas y personas, sobre todo las más débiles como los pobres, los enfermos y los ancianos. Pero en la inmensa misericordia de Dios, nada es descartado y olvidado, sino que todo tiene un valor y un significado dentro de Su obra. El rol del arte debe ser el de contrastar esa cultura del descarte: las personas deben tener siempre una posibilidad de redención social y espiritual y los objetos pueden ser siempre reutilizados. Basta pensar cómo de un bloque de mármol, quizá abandonado en el rincón de una obra, puede nacer una espléndida estatua. El mismo santo cuerpo de Jesús es el descarte por excelencia, el ejemplo máximo de cómo de la misma muerte puede nacer nueva dignidad y nueva vida”.

La belleza nos salvará

“El Papa Francisco - continúa Tiziana Lupi – cita a menudo un concepto querido por Dostoevskij: la belleza salvará al mundo. Educar en el arte, significa educar en belleza, que es obra de Dios. Lamentablemente, nos estamos acostumbrando a lo opuesto. A la deseducación en el arte y al deshabituarse a la belleza. Nuestras ciudades son cada vez más feas. Los jóvenes, tanto en la escuela como en la familia, ya no son educados en la belleza, sacrificada en nombre de un funcionalismo material cada vez más extremo. Es urgente detenerse un momento y volver a reflexionar. Debemos volver a educar a nuestros hijos en el arte y la belleza, empezando dentro de nuestras familias. La belleza hay que frecuentarla, también en familia, también en nuestras casas”.

En esto la tecnología y los medios pueden ser de gran ayuda: programas televisivos, documentales, pero también app que consienten un tour virtual. Todo puede ser útil para combatir la costumbre y la resignación a lo antiestético y recuperar en cambio este sentido de lo verdadero y de la belleza.

¿Cuál es el mensaje de Papa Francisco. Mi idea de arte? “En este documental - nos cuenta el director Claudio Rossi Massimi - no es tan importante descubrir cuáles son las obras de arte amadas por el Papa, sino más bien entender su idea de arte: para el Papa Francisco el arte no debe ser fin en sí mismo, sino ser un instrumento de evangelización, para descubrir el maravilloso proyecto de Dios. Un diseño divino, que no deja detrás a nadie, con su mano dulce y llena de amor hacia los últimos y los marginados. El proyecto de Dios no contempla el rechazo, el abandono. Todo tiene un sentido y un valor, todo puede y debe ser recuperado. Esta es la función del arte, estética pero también y sobre todo social y espiritual”.

Y entonces, queridos padres, ¿a qué esperáis? Empecemos a respirar y a rodearnos de arte, visitando museos y exposiciones con toda nuestra familia, o viendo documentales y, por qué no, haciendo también tour virtuales. Lo importante es empezar a plantar la semilla de la belleza en nuestras familias. Basta un simple click para empezar a saborear la belleza que nos rodea.