En las nubes… pero con personas reales

En las nubes… pero con personas reales

Generazione Cloud. Essere genitori ai tempi di smartphone e tablet, Michele Facci; Serena Valorzi; Mauro Berti, Generazione Cloud, Edizioni Erickson, Trento 2013, pp.137.

No es fácil escribir un libro nuevo sobre la educación y las nuevas tecnologías. ¿Es posible aportar algo a lo que ya se ha dicho y escrito en los últimos años?

Sin embargo, hay un motor que impulsa a seguir analizando el impacto de las nuevas tecnologías: los problemas y las oportunidades que está creando el comportamiento humano en el ámbito digital siguen evolucionando con nuevas particularidades que tienen a su vez un impacto social y, por tanto, un aspecto educativo de primordial importancia.

La editorial Erickson, expresión de un centro de estudios en Trento que focaliza su atención en estudios sobre la educación, ha publicado este texto a cargo de dos especialistas en el impacto emotivo y cognoscitivo de las nuevas tecnologías y de un sobreintendente de la Policía de Estado. Los temas que se afrontan son variados: la identidad digital, el papel educativo de la familia, emociones y relaciones en la era digital, las nuevas dependencias, la escuela en la era digital… El último capítulo se concentra en consejos educativos prácticos para la educación en este ámbito.

El libro parte del hecho de que las nuevas tecnologías influyen positiva o negativamente en las relaciones, pero hay un requisito previo, respaldado por numerosos estudios, que cobra siempre una mayor importancia: los modos de dialogar, de abrirnos a los demás, de mostrar la propia intimidad y las emociones se aprenden a vivir en la familia y desde ahí se proyectan en otros contextos, también el digital. En algunas ocasiones, las tecnologías aíslan a los miembros de la familia entre sí, les alejan de las personas que tienen más cerca físicamente y que conocen mejor, y les acercan a realidades y personas que aparentemente ofrecen mayores capacidades relacionales pero que requieren mayor tiempo y una cierta madurez para que la potencialidad de multiplicar las relaciones y los contenidos se traduzca en un efectivo enriquecimiento personal. El modo en que los educadores emplean la tecnología y el tiempo real que dedican los padres a los hijos determinan significativamente los hábitos de uso de las tecnologías: el modo en que los educadores gestionan su perfil en las redes sociales, viven el multitasking, o navegan en Internet son ejemplos y modelos muy influyentes que se complementan por los estilos de vida de los amigos y del círculo social más próximo. Sin una base educativa sólida, los jóvenes se educan en la calle, en la calle “virtual”.

Nadie duda de las potencialidades positivas y enriquecedoras de las nuevas tecnologías, pero con el paso de los años los educadores empiezan a detectar tendencias de uso e influencias antropológicas que son reflejo de las limitaciones de la condición humana. El texto analiza de un modo sintético y útil algunas de las situaciones que se han creado en los últimos años y que requieren una particularidad atención educativa:

  • Dependencia de ciber-relaciones
  • Dependencia de ciber-sexo
  • Net compulsion : juego de azar patológico on-line; compras compulsivas o comercio compulsivo on-line.
  • Net gaming (MUD’s adiction): dependencia de video-juegos on.line
  • Saturación y adicción informativas (information overload): exceso cognoscitivo o informativo.

Además de explicar algunos casos concretos relacionados con estas dependencias y con algunos de los peligros que acechan en el ámbito digital, los autores señalan la importancia de la educación en ámbitos sociológicos primarios, como la familia o la escuela para que realmente las nuevas tecnologías potencien el crecimiento personal y relaciones sociales profundas, tanto on-line como off-line.

Los consejos que se ofrecen a educadores, padres y adolescentes van en dos direcciones: crear hábitos que den profundidad a las relaciones, para que sea el peso específico de las personas y de la relación entre ellas los que determinen el modo de utilizar la tecnología; saber “leer” e interpretar la realidad y los comportamientos externos de las personas que debemos educar.Todo ello requiere tiempo, tiempo de calidad, no atención dispersiva.

Entre las ventajas del texto se encuentra su brevedad y el hecho de que, aunque esté escrito por especialistas se dirige a un público amplio, con un lenguaje sencillo y atrayente. Entre los límites, cabe señalar que aporta datos de estudios sólo en algunas de sus partes; en otros momentos se centra en sugerencias educativas o analiza algunos comportamientos sin un respaldo científico, aunque todo ello se compensa con interesantes referencias y una sustanciosa bibliografía.

Related Posts