Papá 4.0: La figura paterna en la familia moderna

Papá 4.0: La figura paterna en la familia moderna

"Mi esposa y yo hemos acordado que, en los próximos años, sus ambiciones profesionales deben tener prioridad". Con este tuit Rubin Ritten, director general de una conocida empresa de comercio electrónico especializada en la venta de ropa, ha hecho estallar una auténtica bomba en algunos ambientes al cuestionar el modelo tradicional de familia aceptado incluso hoy. El hasta entonces director general presentó su dimisión y, a partir de mayo de 2021, dejará de ser el jefe de una de las primeras empresas de su sector en el contexto internacional. ¿Cuáles son los motivos que han llevado a un hombre de tan envidiable trayectoria e importancia profesional a tomar una decisión tan “revolucionaria”? La respuesta es simple: Querer dedicar el mayor tiempo posible a la familia, los hijos, y dar más espacio a la carrera de su esposa, apoyándola en las actividades cotidianas.

Pasan los años, las necesidades cambian, las generaciones evolucionan y, junto con ellas, las tradiciones, la sociedad y las formas de educación. Pensemos en el papel que el padre asume hoy en la familia moderna. Podemos ver de inmediato cómo y cuánto ha cambiado esto con el tiempo, pasando de un modus operandi de estilo patriarcal a un nuevo modelo de un padre "evolucionado" que comunica y se compara con su esposa/madre, acompaña al hijo en su crecimiento y también es capaz de decir un "no" consciente y decisivo.

De padre-patrón a padre-asertivo

La figura del padre y la consiguiente educación de los hijos ha estado siempre influida por la cultura y el pensamiento social. Ciertamente no es fácil reconstruir y resumir en un solo artículo cómo la idea de la figura paterna ha evolucionado a lo largo de la historia; podemos, sin embargo, intentar analizar el concepto desde los primeros años del siglo XX hasta nuestros días. El siglo XX se caracteriza por una imagen mayoritariamente estándar de la familia "modelo": el padre es quien trabaja, piensa en su carrera e invierte sus energías en satisfacer las necesidades familiares. Representa la autoridad, al que todo miembro de la familia debe respetar, y produce temor reverencial como cabeza de familia. La madre, en cambio, es la "administradora" de la casa, universalmente reconocida e identificada como "ángel del hogar", es decir, quien, a lo largo de su vida, se dedica silenciosa e inexorablemente a cuidar del bienestar de sus hijos y de su marido.

Aunque hoy en día esta idea de una clara separación de roles sigue estando muy extendida, especialmente en ambientes con bajos índices de escolaridad, se han logrado algunos avances. El padre no es siempre y solo considerado como un elemento despegado y marginal con respecto a la vida diaria de la familia, sino un elemento integrante lo cotidiano. El aumento de la emancipación femenina y la creciente necesidad, para la supervivencia de la propia familia, de tener un doble salario ha empujado cada vez a más padres a realizar tareas y actividades antes consideradas exclusivas de la mujer. El padre, por lo tanto, no solo se dedica al trabajo y a la educación de los hijos, sino que colabora activamente en la gestión del hogar y las actividades diarias. Por tanto, cada vez es más frecuente ver padres que llevan a sus hijos al colegio antes de ir al trabajo, hacen la compra, acompañan a los niños a las fiestas de amigos o se dedican a preparar la comida diaria y a poner la casa en orden. Como se ve, el papel del padre va adquiriendo una connotación no ya de carácter exclusivamente patriarcal sino asertiva, es decir, de padre y esposo que muestra decisión, determinación y firmeza.

¿Amigos o educadores?

En la familia moderna se ha producido una evolución lenta y continua, pero ésta no siempre es sinónimo de progreso. En el pasado, de hecho, el papel del padre se ha exagerado a menudo, lo que llevaba a los hijos a pensar que la voluntad del jefe de familia era la ley y, como tal, indiscutible. Hoy, observando con atención y sumergiéndonos en la realidad moderna, podemos ver fácilmente cómo, por miedo a repetir los mismos errores de nuestros antepasados, hemos ido al otro extremo. Los padres que eran antes figuras autoritarias que "dictaban sentencia", tienden ahora a asumir el papel de "padres amigos", situación que muchas veces conduce a una condición de excesiva libertad y confusión en el hijo, que no reconoce al padre como figura educativa que establece límites constructivos, sino más bien como un colega que deja un amplio margen para la toma de decisiones y la autonomía. Como casi siempre, la verdad se encuentra en un punto intermedio: el padre-patrón de los últimos siglos solía crear muchos problemas, no solo en la formación del carácter de su hijo, sino también en el desarrollo de su personalidad, condicionando sus elecciones, provocando a menudo una especie de sumisión psicológica. Del modo análogo, ser excesivamente complaciente y permisivo no permite que el niño tenga puntos fijos y reglas útiles para su crecimiento personal y una adecuada socialización. Por tanto, el padre está llamado a desempeñar un papel delicado en la educación, que oscila entre ser un mentor y saber decir que no de un modo constructivo.

El papel del papá 4.0

El tema es insidioso y muy controvertido, por la evolución social, el crecimiento y desarrollo de las nuevas necesidades familiares, el abandono de mentalidades superadas y el deseo del padre de ser un apoyo y tener presencia real dentro de la familia en cada etapa de su desarrollo y crecimiento. El padre de la nueva generación está llamado a adoptar nuevas estrategias para afrontar los diversos retos que le esperan y, como ante todo desafío, a prepararse adecuadamente mediante la formación, el estudio y la experiencia, para incrementar cada día su discernimiento. Quién sabe ... quizás cada vez más “Ruben Ritten” aparecerán en el mundo, provocando un efecto dominó que puede revolucionar la sociedad moderna para siempre; o al menos eso espero.