Saturday, April 20 2024

Nacer en una familia numerosa ha influido mucho en la
visión de la vida de Carmen y Guillermo, un matrimonio de La Coruña, ciudad
del norte de España. Carmen, de hecho, tiene tres hermanos, mientras que en
el caso de Guillermo son ocho.

Ambos están convencidos de los enormes beneficios recibidos al haber nacido
y vivido en una familia con tantos hermanos. Se aprenden muchas cosas, como
por ejemplo a ser altruistas, a compartir las cosas con los otros
familiares, o a ser tolerantes, acostumbrándose a los lamentos o a las
burlas del hermano o la hermana. En resumen, nacer en una familia numerosa ayuda a desenvolverse mejor en la
sociedad cuando se es mayor y a desarrollar ciertas sensibilidades y
ciertos valores.

El nacimiento del primer hijo, Guillermo

Carmen y Guillermo son jóvenes, y han seguido el camino trazado por sus
padres. Tienen por ahora tres hijos:

Guillermo de 5 años, Carmen de 3 años y Catalina de 11 meses. El nacimiento
del primero fue especial. Guillermo tiene el síndrome de Down,
circunstancia que fue vivida por sus jóvenes padres al principio con
sorpresa y desconcierto. No se lo esperaban y no sabían qué vida podría
tener su pequeño Guillermo. ¿Sería feliz como los otros o sufriría por su
condición? El síndrome de Down, en palabras sencillas, es una anomalía
genética. Los niños Down presentan un grado variable de retraso en el
aprendizaje y en el lenguaje, y poseen capacidades motorias reducidas que
pueden ir de leves a graves. Además, en los planos emotivo, social e
intelectual maduran más lentamente. Como cada pareja que se encuentra en
esta situación, también Carmen y Guillermo tuvieron muchos dudas y
preocupaciones. Temores, miedo a sentirse separados del resto del mundo, la
sensación que nada sería como antes, o que los otros les evitarían. Pero,
si duda, el hecho de haber nacido en una familia numerosa
ha sido de gran ayuda. Pasado el primer momento de miedo natural, la joven
pareja tomó fuerza, aceptando este nacimiento con alegría y convicción.
Habían entendido que en realidad sus preocupaciones nacían del miedo a lo
desconocido.


La crianza de un hijo con síndrome de Down: entre desafíos y
satisfacciones

Y su vida desde ese día cambió realmente. Guillermo portó a casa alegría,
cohesión, juego, diálogo, amor. Pero sobre todo ha enseñado a sus padres lo
más importante, saber mirar siempre adelante. Cierto, no todo es sencillo.
El pequeño Guillermo requiere muchos cuidados, una buena dosis de paciencia
en ciertos casos, atenciones especiales, pero el amor y la sonrisa con la
que corresponde a sus padres paga cada esfuerzo y fatiga. Tener un hijo con
síndrome de Down es realmente algo especial para una familia. Lleva gran
alegría y unión entre hermanos y padres. Todos se hacen más empáticos,
sensibles y tolerantes hacia el prójimo. Pero sobre todo más equilibrados,
porque se aprende a entender cuáles son los problemas y dificultades reales
en la vida.

¿Pero cuál es el secreto para criar a un niño con síndrome de Down? Todos
los expertos están de acuerdo al afirmar que ¡lo primero es el amor! Quien tiene ese síndrome es antes
que nada una persona como las otras, que necesita, para su propio
desarrollo, de la bondad, afecto, educación a los valores y relaciones
sociales como cualquier otro niño. Carmen y Guillermo creen que tener un
hijo con esa minusvalía ha unido aún más su familia. Los otros se han hecho
menos egoístas y más empáticos y entienden mejor al hermano que tiene el
problema. Y entonces es apropiado decir que las satisfacciones superan los
sacrificios.

La jornada mundial del síndrome de down

La jornada mundial del síndrome de Down nos recuerda cada
año que debemos comprometernos todos a luchar contra los malos prejuicios y
promover una nueva cultura de la diversidad y una mayor integración. Para
las personas con discapacidad, el bienestar está representado sobre todo
por una mayor integración en el contexto social y laboral. Un anuncio
publicitario muy bonito, que ha conmovido el público en internet, subraya
precisamente este importante aspecto:Lee nuestro artículo


Querida futura mamá…



para profundizar y no dejes de ver el anuncio

Nota: artículo reelaborado libremente de

La Revista de las Familias Numerosas


,

año 2015

Previous

Beginning of the First Online Course on Family and the Media

Next

Una ayuda concreta al prójimo. Para cambiar el mundo. Jugando

Check Also